Otro de los especiales. ¿Por qué? Porque se me canta. O se nos canta. El conductor, que al parecer está pasando por un momento de esos que necesita un ambiente que lo contenga, reclutó a su amiga la Evacorp y decidieron dedicarle una hora a sus canciones favoritas de David Bowie que no tiene ningunos de los hits porque los hits duelen y son de rancia. Así que aquí está, por fin llegó, una hora de sensualidad y depresión.