Bla bla del tiempo. Bla bla del clima. Bla bla del fin del año. Bla bla sobre el espíritu pluralista, abarcativo, todoterreno de este programa o podcast radial. Lástima que nuestro conductor se aprovecha para conjeturas rarísima sobre algo llamado “pop de confetti” o “pop de trencito argentino mediados de los ochentas” que probablemente ni exista, o elogie la existencia de una banda solo porque lo ayuda a dormir. Encima ahora se creé crítico y relevante y habla sobre el último de Fever Ray y el último de Dani Umpi. Que dios se apiade de su alma, dicen algunos.