El pasado 9 de octubre, la cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley de fertilización asistida, que regula las técnicas de reproducción asistida y las incluye dentro del sistema de salud. El proyecto define la esterilidad y la infertilidad como enfermedades y obliga el Estado a facilitar el acceso a estudios y técnicas. Luis Lacalle pou, diputado del sector Aire Fresco del Partido Nacional, fue entrevistado por nosotros el pasado domingo. Contó que el proyecto está basado en su experiencia personal y por qué la propuso. «A veces los gobernantes nos regimos por lo que le pasa a la sociedad, y otras, las menos, por nuestra experiencia personal. Yo tengo 3 hijos que nacieron gracias a la ciencia, y a raíz de eso, primero conocí lo que es la angustia, y conocí a mucha gente con esa misma angustia pero que no tenía forma de conseguir dinero», declaró el diputado, y explicó que consta de dos artículos básicos. El primero declara la esterilidad como una enfermedad. El segundo establece la obligatoriedad por parte del estado.

Diputado del Partido Nacional Luis Lacalle pou


Luis Lacalle pou, diputado del sector Aire Fresco del Partido Nacional, fue entrevistado por Menos que Nuestra Reputación el pasado domingo

Luis Gallo, presidente del órgano que administra los fondos del Sistema Nacional Integrado de Salud, dijo que les preocupa la financiación porque es muy costosa. Ante esto, Lacalle argumento «por eso lo impulsé» y agregó que le da «pena» que hace 3 o 4 semanas se votó una ley de aborto que impulsa el gobierno, que cuesta mucho dinero, y que ni Gallo ni nadie lo mencionó. También dijo que, desde que el Frente Amplio está en el gobierno «el presupuesto en la salud se multiplicó por tres», por lo que el problema no es la falta de dinero, y expresó que «no hay que olvidarse que el estado se acaba de patinar 250 millones de dólares en un negocio del gobierno pasado de Pluna» y agregó que «alcanza con un ala y una cola de un Bombardier para pagar los tratamientos».

También se trató el tema de la marihuana, dado que fue impulsor del proyecto de legalización del autocultivo. Con respecto al proyecto del gobierno para que se legalice la venta de la marihuana por parte del estado, se pronunció en contra. Dijo que «hay que alejar la droga de la plata» porque «vender droga es el negocio más rentado del mundo que lucra con la salud de la gente», y que el estado no está capacitado.»No puede con la salud, no puede con la educación, no puede con la seguridad, ¿y va a ponerse a vender drogas?», se preguntó. Entre las cosas que cree que se tienen que hacer y que están previstas en el proyecto de ley que presentó, dijo que hay que penar a los narcotraficantes, establecer si hay que internar compulsivamente o no (cosa que él cree que si), subsidiar las clínicas que tratan adictos, y establecer un mecanismo idóneo para que la gente que quiera consumir no vaya presa por tener una planta de marihuana en su casa. Agregó que piensa que la venta de droga por parte del estado es irreal.

Consultado sobre si él consumió marihuana, dijo que se atreve a afirmar que el primer político que dijo que había consumido fue él y que se le quedaron todos mirando. «Me parece que si abarcamos estos temas tenemos que decir de donde hablamos y por qué hablamos, en mi caso desde la experiencia», afirmó.

Por otro lado, habló de lo que significa ser el hijo de Luis Alberto Lacalle. Contó que hay prejuicios favorables y desfavorables. «El que tiene un prejuicio negativo, ya te bajó la cortina, el que tiene uno favorable, te abrió la cortina pero te va a examinar».

Por último, recordamos, con un audio, el episodio en el que se peleó con José Domínguez, diputado del MPP, que le dijo «imberbe» y «oligarca puto», lo que generó su reacción. Lacalle dijo que no fue ejemplo, que no se ganó el sueldo, y que no se siente orgulloso ni estuvo a la altura de las circunstancias. «Domínguez me dijo que si yo le hubiera gritado eso a él hubiera reaccionado de la misma manera. Son cosas que no gusta que pasen, pero pasó, y ya está», finalizó.