Luego de varias movilizaciones por parte de los sindicatos de enseñanza, el Poder Ejecutivo mantuvo su propuesta de 3% de aumento salarial para la educación, suba que será un adelanto de lo previsto para el 2015. El sindicalista Luis Martínez, de la Asociación de Docentes de Educación Secundaria, aseguró a radio Sarandí que la propuesta del gobierno es «una broma macabra», una «provocación». «El gobierno está hiriendo de muerte a la educación pública», afirmó, tras precisar que este adelanto de 3 % es engañoso y deja sin nada a los docentes en el 2015. Claudio Pastrana es profesor de física y astronomía. Según contó al sitio 180, «cuando me dicen ‘no te podemos dar más plata porque no hay’ no me lo tomo a mal, digo ‘vamos a ver si es cierto’».  Fue así que se puso a pensar en números y tomó el crecimiento del PBI de la página del Banco Mundial de los últimos 10 años para Uruguay. Dio un 76%. Se preguntó si algún sueldo había subido esa cantidad en este tiempo. Pensó que ninguno. Pero estaba equivocado. Los senadores pasaron de 2.700 dólares en 2007 a 5.500 dólares en la actualidad, o sea que ellos sí se subieron el salario esa cantidad. «Yo trabajo alrededor de 60 horas semanales y no llego a cobrar 25 mil pesos. Yo no estoy cobrando bien. Yo podría trabajar mucho mejor con mis alumnos y dar muchas mejores clases si mi salario fuera un poco más digno y no tuviera que trabajar tantas horas», agregó. Fue así que se le ocurrió comenzar a juntar firmas para impulsar un plebiscito y aprobar que los legisladores y ministros uruguayos no puedan ganar más que un docente grado 1, es decir, 14.305 pesos. Actualmente el salario nominal de los legisladores es de 160.000 pesos. El domingo pasado en #MQNR tuvimos la oportunidad de entrevistar, en una charla muy amena, al impulsor de la medida. Comenzamos recordando que un profesor gana lo mismo que lo que cobra un legislador para comprar diarios. «Si una persona del estado tiene que escribir, le dan una lapicera. A nosotros como docentes, con suerte nos dan tiza. Ni siquiera una lapicera para las libretas», agregó. Por su propuesta, fue víctima de insultos y amenazas. «He recibido todo tipo de insultos, de gente anónima. Esto me causa mucha gracia. Nunca imaginé que era tan difícil explicar algo tan simple». También se refirió a los sindicalistas y cómo tomaron la propuesta. «Quizás algunos de los dirigentes del sindicato han esbozado dudas. Una de las cosas que habría que revisar son las ambiciones políticas de los dirigentes. Creo que no son compatibles, y eso puede hacer que se desvirtúe esa función casi sagrada que debería tener un sindicato con respecto a las personas que representa». Una palabra que se repitió en las redes sociales fue «demagogo». «Yo no entiendo como una propuesta que lo que trata de hacer es obligar a la gente que nos gobierna a ser solidaria pueda ser tratada de demagógica. No es algo de corte revanchista. Yo le digo al legislador que salga a buscar para ver cómo empezar a subir los sueldos de todos», contó el profesor. Se le dijo que si se les bajaba el sueldo a los legisladores, también debería bajárselo al resto de los empleados del parlamento. «Me parecería de una ironía exquisita que esas personas terminen ganando más que las personas que generaron ese statu quo por el cual ellos consiguieron el trabajo. Me encantaría», dijo. También se refirió a la repercusión que tuvo el tema en los medios de comunicación. Tenía dos o tres entrevistas agendadas y hubo gente que le dijo que entrevistarlo en vivo era difícil. «No estamos seguros que vayas a contestar algunas respuestas», le dijeron, y que «es muy normal que para que las notas salgan prolijas se haga una buena preparación del otro lado», y eso le llamó la atención. Jorge Gandini, diputado del Partido Nacional, dijo que “comparado con legisladores de toda América Latina los nuestros son de los más bajos. No estoy dispuesto a ganar ese sueldo, la verdad que me dedicaría a otra actividad, no puedo mantener a mi familia con ese dinero”. Le preguntamos sobre esto a Pastrana. «Me parece criticable. Yo también tengo hijas, no crío conejos, y les tengo que dar de comer con mi sueldo». Los invitamos a escuchar el audio completo de la entrevista. Pueden contactarse con Claudio Pastrana en su Facebook o en su Twitter. Allí encontrarán los detalles para adherirse a la propuesta con su firma.