El director estadounidense Woody Allen atraviesa la etapa más madura de toda su filmografía, y con ella centra las historias de sus películas en personajes que afrontan problemas existenciales. Así sucede con su último trabajo, Blue Jasmin. Esta película narra la historia de Jasmimne (Cate Blanchett), que en su adultez se divorcia y tiene que afrontar una realidad económica y social muy distinta a la que estaba acostumbrada: hasta entonces, su marido le pagaba todos los gastos que requerían llevar la vida de la alta sociedad.

El Hombre Sandía, periodista cultural de #MQNR repasa esta etapa, que él cataloga como la «más madura de su carrera».

Escuche la columna aquí.