Porque los Procesos de Reorganización Nacional no fueron todos iguales, acá desenmascaramos la farsa de una «dictadura» -cómo la llamaron ellos, en ese idioma que no se entiende una mierda- en dónde todo se diluyó entre caipirinhas y sambas enredo. Una vergüenza para los «Procesos» latinoamericanos.