Desde Mighty No. 9, un juego que prometió más de lo que dio, hasta un kickstarter donde pagas a cambio de obtener literalmente nada.
En el plato principal, hablamos de proyectos de financiación colectiva rancios y fallidos. Abróchense los cinturones, porque algunos están salados