«. . Pedradas, botellazos, escupitajos, sanciones económicas, ridículas y vergonzosas fijaciones para una final. Políticos, presidentes y politiqueros. Prensa, estatuto y especulación. Sentimiento y pasión inexplicable. Dicen que esto es fútbol. Dicen tantas cosas, ya no saben que decir . . .»