En este segundo capítulo de las historias de nuestro incipiente fútbol uruguayo, veremos como comenzaba a adaptarse a las nuevas reglas.

Dejar de hacerlo como una batalla y transformarse paulatinamente en un deporte en cuerpo y alma. Al mismo tiempo, el régimen político del país también moldeaba su tránsito al civilismo.