Las hadas cambian la pisada al enterarse de que Kazzuno Kraven Quenon, el invitado, es compositor, y ofrecen un trato especial: dejar que todos experimentemos la profundidad de su creación a cambio de su propia libertad y la de El Pastor.
La regla de las tres canciones sigue en pie, es por eso que dejándole la batuta nos enseñará la magia que emana de cada acorde, de cada nota y de cada momento de suspenso en las composiciones que presenta ante nosotros.
Además de explicarnos lo que hay detrás de cada una de ellas, nos imparte una pequeña clase acerca de la historia de los tres tonos del diablo: el tritono, que según nos cuenta le sirvió de inspiración a la hora de crear tan atrapantes obras.
Cerrando el programa de una forma distinta, podrán escuchar la repetición del último tema que compartió con todos nosotros.