El vistoso fútbol femenino de la selección contrasta con la investigación sobre las más de mil mujeres indígenas desaparecidas y asesinadas. El Estado canadiense es cómplice de un Genocidio planificado, basado en la raza, la identidad y el género, que se apoya en políticas colonialistas y en la inacción estatal.