Dicen que la comunidad trans está en la oscuridad, pero ellos tienen muchas ganas de demostrar que existen, que están jugando para vencer y que quieren ocupar nuevos espacios. Esos espacios que algunos intentan cerrar con o sin referéndum. Los trans le trancan duro a la realidad para contrarrestar la discriminación, la xenofobia y el racismo, para hacer del deporte, algo más inclusivo.