En el barrio Atahualpa, ese eslabón perdido del Prado  entre Aires Puros y Brazo Oriental, existe un club que nos regala lo más hermoso del deporte, inclusivo y solidario, que cual ave marina surca los cielos de la esperanza para ganarle al «no se puede «