Joaquín Lencina, mas conocido como Ansina, fue un hijo de esclavos africanos. Aguatero en su niñez, de adolescente se convirtió en payador. Se alistó en un barco pesquero, y al enterarse que era un barco pirata, huyó a Brasil, donde fue capturado y convertido en esclavo. Allí fue comprado por José Gervasio Artigas, que lo liberó inmediatamente y tras este hecho crearon una profunda amistad que lo llevó a acompañar al prócer hasta su muerte en el Paraguay. La Herramienta le dedica este simple pero sentido homenaje a quien se la ha considerado el mas fiel seguidor del Jefe de los Orientales