Una de los tantas historias de horror de las que El Pastor Aguafiestas ha ido recolectando por años gracias a los condenados que habitan su hogar. Para el cierre, un nuevo audio más que interesante de los que nuestro hermano y oyente de España, Rafael, conoce gracias a sus numerosos viajes