CANCHA EMBARRADA

CANCHA EMBARRADA

Un sueño truncado por un corazón más veloz que sus piernas. Acá después del fin de semana sin fútbol, nadie habla del pibe del Boston, ni de las camillas que no están ni de las ambulancias que muchas veces no llegan. Como no llega la educación, la salud ni la dignidad para muchos. Esa que no registra la TV para abonados. Fútbol, toma todo y vete ya, que mis lágrimas jamás te voy a dar «