El fútbol, fiel reflejo de la sociedad, no escapa a su escala de valores. Trabaja para consumir y vive para desear, es la consigna del materialismo que está un par de goles arriba de los sentimientos. Parece que el veneno encontró su remedio. El remedio es la selección, el proceso de selección, que además de recuperar derechos y aportar divisas, ha logrado que muchos vuelvan a creer. Hoy que pronto será ayer, regálate el momento. Apagá la tele, la tribuna te espera.

El fútbol como reflejo de la sociedad

por Sin Barrera